Alimentos que ayudan a tu sistema inmunológico

img
  • 26 Octubre 2018
  • Comentarios

Nuestro cuerpo está sometido diariamente a la agresión producida por agentes externos, el estrés, los cambios de temperatura, la falta de ejercicio o una mala alimentación que merman en exceso nuestras defensas naturales. Para combatir la bajada de nuestras defensas es fundamental una buena dieta equilibrada llena de nutrientes.

Muchos estudios establecen una relación directa entre el estado del sistema inmunológico y la alimentación. Las personas pobres suelen estar en estado de malnutrición lo que les expone a más enfermedades infecciosas. Por el contrario una persona con una dieta completa y equilibrada estará más sana y podrá combatir enfermedades de mejor forma.

Dieta completa y equilibrada

Nuestra dieta mediterránea es una de las más ricas y equilibradas del mundo. Tomar como pauta este tipo de dieta ayudará a fortalecer tu organismo y sus defensas limitando el consumo de carnes rojas a favor del consumo de pescados, verduras, legumbres, frutas y hortalizas. En varias pruebas de laboratorios se ha demostrado que la deficiencia de algunos micronutrientes como el zinc, selenio, cobre, ácido fólico, hierro, vitaminas A, B6, C y E afectan directamente a nuestro sistema inmunológico.

El consumo de frutas y verduras es altamente recomendable debido a su alto contenido en vitaminas y minerales con función antioxidante que protegen nuestras células frente a la agresión de los radicales libres haciéndonos más resistentes a infecciones. En este tipo de alimentos además encontramos los fitonutrientes que nos protegen frente a enfermedades crónicas.

Minerales

Zinc, cobre y manganeso son los tres principales minerales que ayudan a nuestras defensas. Podemos encontrar el primero en cereales integrales, moluscos y mariscos y los otros en frutos secos y legumbres.

Vitaminas

La Vitaminas A, B, C y E se encargan del cuidado del interior de nuestras vías respiratorias frente a agentes infecciosos, virus o bacterías.

Cítricos

Naranjas, limones, clementinas, mandarinas, limas, pomelos son algunos de los más conocidos alimentos ricos en Vitamina C. Como hemos dicho antes previenen catarros y ayudan a aliviar los síntomas del resfriado común facilitando una recuperación más rápida.

Ajo

Tiene propiedas antibacterianas y antivirales que ayuda a nuestro cuerpo frente a infecciones de virus y bacterias convirtiéndolo en un antibiótico natural. El único incoveniente según los expertos para que el ajo sea efectivo hábría que consumir nueve dientes de ajo cada día.

Miel

Desde hace muchos años se viene usando como remedio para la tos y la irritación de la garganta. Tiene un alto contenido en inhibidinas, sustancia natural bactericida y antiséptica. Se recomienda tomarla en bedidas calientes o en enjuages.

Cebolla

Es el remedio natural más extendido para paliar las infecciones respiratorias, laringitis, faringitis... Se puede aplicar de varias formas dependiendo de si la infección es de vías altas (cruda) o de vías bajas (codida). Cruda y en láminas es eficaz para disminuir la tos nocturna tan molesta debido a los vapores que desprende los cuales dilatan nuestras vías respiratorías.

Yogures

Como venimos diciendo para un buen estado general necesitamos un gran aporte de nutrientes. La absorción de los alimentos se realiza en los intestinos y por ello la propiedad probiótica de los yogures nos puede ayudar debido a su contenido en bacterias como (Lactobacillus bulgaricus y el Streptococus thermophylus) o leches fermentadas (bifidobacterias).

Alimentos rojos

Cualquier fruta o verduda que tenga un color rojo implica un alto contenido en Vitamina A y carotenos que ayudarán a nuestras defensas con sus hasta más de 600 pigmentos naturales. Algunos ejemplos que tenemos son los pimientos rojos, las fresas, las cerezas, los tomates, las grosellas...

Hongos y Setas

Son muchos los estudios que relacionan las propiedades antimicrobianas y antivirales existentes en hongos y setas. El consumo de champiñones y níscalos son ejemplos de dos alimentos que ayudan al buen estado general de tus defensas.

Líquidos

Son el mejor mucolítico natural pues ayudan a disolver y fluidificar la mucosidad manteniendo las vías respiratorias hidratadas protegiéndolas ante las agresiones externas. Los expertos recomiendan beber 2L de agua al día.

Aquí tienes catorce alimentos recomendados y necesarios en tu dieta para reforzar tus defensas

Champiñones
Tienen un alto contenido en selenio, vitamina B, riboflavina y niacina, todos importantes contra los síntomas gripales.

Ostras
Poseen un alto contenido en zinc que ayudan contra el virus del resfriado común.

Sandía
Mejora las funciones del hígado debido al gran contenido de glutatión, antioxidante natural. Además es rica en Vitamina C y tiene muy pocas calorías.

Germen de trigo
Tiene altos niveles de zinc, antioxidantes, Vitamina B, fibras, proteínas y grasas saludables.

Espinacas
Tienen folatos, sustancias que ayudan a la reparación del ADN. Además posee gran cantidad de nutrientes, antioxidantes y Vitamina C.


Posee múltiples beneficios debido a su contenido en polifenoles y flavonoides que se encargan de la búsqueda y destrucción de los radicales libres en nuestro organismo.

Batata
Son ricas en betacaroteno, Vitamina A y controla el nivel de radicales libres en nuestro organismo.

Brócoli
Es el alimento que más ayuda al refuerzo de tu sistema inmunológico, rico en vitaminas A y C.

Granada
Es un importante antioxidante con contenido alto de antocianinas, polifenoles y taninos. Posee vitaminas C y B7 y potasio.

Jengibre
Es rico en varios nutrientes, fibra, vitaminas B6 y C, magnesio, potasio, fósforo, zinc, hierro, folato y antioxidantes como riboflavina y niacina.

¿SABÍAS QUE...?

El estrés baja tus defensas. El sistema inmunológico es el encargado de proteger el organismo frente a virus, bacterias y otras sustancias. Si estamos sometidos a estres nuestro cuerpo genera cortisol y otras hormonas que bloquean la función del sistema imnunitario.

No siempre los síntomas de un costipado son causados por una bacteria o virus, si no, se trata de nuestro sistema inmunológico reaccionando ante el invasor. La congestión nasal producida durante un catarro es producida por la inflamación de las venas como resultado de histaminas que hacen más sencilla la llegada de proteínas y glóbulos blancos a las zonas infectadas para eliminar los gérmenes.

La falta de sueño afecta muy seriamente a tu sistema inmunológico, incluso solo por una noche.

Necesitamos a los virus, bacterías y todo tipo de german para seguir viviendo. Parece un sinsentido pero es la única forma de mantener entrenado y a punto a nuestro sistema inmunológico.

Deja tu comentario